En las afueras de Turín…

 

Se eleva la Sacra di San Michele.

Como ya te conté en otras notas, me une a Turín una relación muy especial y por eso visité la ciudad en varias oportunidades.

¡Es que tiene de todo! Edificios y plazas majestuosas, cafés y restaurantes para satisfacer los paladares más exigentes, museos para todos los gustos.  Y como si fuera poco, con el marco precioso de los Alpes.

Esta vez teníamos la intención de conocer un lugar nuevo y como cada vez que pasa eso, nos pusimos a estudiar. Cuando digo a estudiar quiere decir investigar en blogs de viajeros o en internet, lugares que sugieran los que ya tienen varios kilómetros en sus espaldas.

La idea era encontrar  un lugar en las afueras de Turín y finalmente nos decidimos por la abadía benedictina de San Michele de la Chiusa, más conocida como la Sacra di san Michele, ubicada en la comuna de Sant’Ambrogio.

alpes

 

La Sacra di San Michele

Está localizada en el centro del camino de peregrinación de más de dos mil kilómetros que une Mont-Saint-Michel con Monte Sant’Angelo.

No es muy sencillo llegar, salvo que uno disponga de auto. El camino está en muy buenas condiciones, asfaltado, pero… ¡¡tiene momentos de precipicio y yo sufro de vértigo!! ¿No te pasa que el precipicio siempre paraece estar de tu lado en el auto?

Una vez que llegamos al parking caminamos hasta la entrada del monasterio a través de un bosque muy lindo, poco menos de un kilómetro y en subida. ¡¡Aviso para que vayan preparados!!

Nada más traspasar la entrada, descubrís la escalera de los muertos, con un total de 243 escalones, empinados y desparejos, que constituyen la última prueba para llegar a la puerta del Zodíaco y de allí a la abadía.

La escalera debe su nombre “Scalone dei Morti” a que en algún momento del pasado, este lugar fue usado como tumba de algunos monjes, hombres ilustres y abades.

El esfuerzo vale la pena. Dentro de la adía se oyen cantos gregorianos y se puede apreciar  la arquitectura de este increíble edificio sagrado.

Desde las terrazas que lo rodean, una de las vistas más espectaculares que aprecié en mi vida: los Alpes y el valle de Susa. Uno no puede dejar de ser testigo de la Creación. Paz, belleza, serenidad y Dios…

alpes

Los alrededores de la abadía también tienen su encanto y permiten ver la construcción desde todos sus ángulos. Tené en cuenta que para recorrerla tranquilamente tendrías que disponer al menos de un par de horas.

Nos quedamos sin palabras durante un largo rato, agradeciendo haber llegado a ese lugar y listos para volver a  la ciudad. Torino, como siempre, nos había brindado algo más…

Si querés información para hacer la excursión desde Turín, seguí este enlace.

 

Ubicación, origen, historia y arquitectura del lugar.

 

Posición geográfica de la Sacra di San Michele

La Sacra envuelve la cima rocosa del Monte Pirchiriano, a 962 metros sobre el nivel del mar, en la entrada del Valle de Susa, a lo largo de una de las vías que ya en la antigüedad unían Italia al resto del norte de Europa.

Este monte es uno de los lugares donde se celebra el culto al Arcángel San Miguel desde hace más tiempo. De hecho ocupa el centro geográfico entre otros centros centros destinados a venerar a San Miguel.

sacra-san-michele

 

Ubicación estratégica.

Situada en un lugar estratégico, el centro de la Via Francigena, que comunica Canterbury y el Mont St. Michel con Roma, sus 1.000 metros de altura sobre la altiplanicie turinesa explican que fuera el lugar que eligieron los longobardos para enfrentarse al ejército de Carlomagno.

 

Un poco de historia.

Fue fundada a fines del siglo X con las donaciones de Hugo de Montboissier, rico penitente francés. La construcción se hizo sobre tres pequeñas capillas que ya existían, dedicadas al Arcángel San Miguel.

Originariamente era un monasterio benedictino, y en los primeros años se convirtió en un centro cultural y espiritual a nivel europeo y en lugar de refugio para los peregrinos.

Desde el siglo XIV, por motivos económicos y por razones políticas entró en decadencia y culminó en el año 1622, con la clausura del monasterio benedictino. Durante los siglos siguientes, el edificio fue quedando en ruinas por el descuido y los saqueos.

sacra-san-michele

En el año 1836, con la intervención del Rey Carlos Alberto di Savoia el monasterio empezó a ser cuidado por la congregación fundada por el sacerdote filósofo Antonio Rosmini.

El monumento pasó al Estado italiano en el año 1866, pero aún hoy los Padres Rosminianos son los guardianes y promotores de iniciativas para conservar y valorizar la Abadía, proclamada en el año 1994 monumento símbolo de la Región de Piemonte.

sacra-san-michele

 

Datos arquitectónicos.

Es uno de los grandes complejos religiosos de estilo románico de Europa.

La entrada es imponente. Sobre la puerta hay 42 metros de edificio, y tras ella, una empinadísima escalera rodeada de tumbas.

Su imponente basamento tiene 26 metros de altura y forma su fachada. Fue construido en la primera mitad del siglo XII, período de gran esplendor para la Abadía.Sostiene la parte oriental de la iglesia con tres ábsides de piedra verde: la central termina en una gran logia románica.

El portal de ingreso, simbólicamente vigilado por leones esculpidos en los capitales de la puerta, indica el principio del camino físico y espiritual que conduce a la Iglesia.

 

La Iglesia.

Fue levantada en parte sobre el basamento (zona del presbiterio) y en parte sobre el monte. Dato curioso, una parte de la cima de la montaña aparece debajo de pilar de la primera arcada a la izquierda.

Fue construida por lo menos en dos tiempos y modificada durante siglos. La última remodelación es del año 1937, con la reconstrucción de la bóveda cruzada de la nave central.

sacra-san-michele

Las enormes columnas que separan las 3 arcadas y los 139 capitales que las adornan, muestran como fue variando el estilo románico al gótico. La construcción se realizó entre los años 1160 y 1230 aproximadamente.

Casi todos los frescos que adornan las paredes son del siglo XVI. En el fondo de la iglesia hay varias pinturas, la más destacada de ellas es un tríptico del año 1520 de Defendente Ferrari.

En los grandes sarcófagos de piedra, descansan los cuerpos de miembros de la casa Savoia, que fueron trasladados desde la Catedral de Torino por deseos del rey Carlos Alberto.

 

Ruinas del monasterio y la Torre de la Bella Alda.

Existía un gran edificio construido entre los siglos XII y XIV para dar albergue a más de 60 monjes. En la actualidad sólo quedan ruinas debido a los terremotos, saqueos e incendios. Sólo se salvó la llamada Torre de la Bella Alda.

Según la leyenda, una chica muy linda para liberarse de los soldados se tiró por el precipicio, pero se salvó porque los ángeles intercedieron por ella. Pero, por vanidad o por dinero, intentó volar nuevamente, pero esa segunda vez se estrelló contra las rocas.

 

Escalera de los Muertos.

Es impresionante.

sacra-san-michele

En este ambiente se puede apreciar el carácter de la arquitectura románica. Alrededor del pilar central, se articula esta escalera, lugar donde se enterraban los mojes y los benefactores de la Abadía, todavía pueden verse algunas tumbas debajo del ventanal y en los nichos laterales.

La pared edificada encima de la roca, a la derecha de quien sube, es una de las partes más antiguas del complejo, fue construida para sostener las capillas originales sucesivamente englobadas en las siguientes construcciones. De esta manera, las capillas se convirtieron en lugares subterráneos.

 

Escenario del “Nombre de la Rosa”.

Esta imponente estructura, acompañada de su rica historia, inspiró a Umberto Eco para que fuera el escenario de la novela “El nombre de la rosa”. La novela fue publicada en 1980 y después llevada al cine.

Ambientada en la turbulenta época religiosa del siglo XIV, narra la investigación que realizan fray Guillermo de Baskerville y su pupilo Adso de Melk alrededor de una misteriosa serie de crímenes que suceden en una abadía de los Apeninos ligures.

 

El gran éxito de crítica y la popularidad adquirida por la novela llevó a la realización de una versión cinematográfica homónima, dirigida por el francés Jean-Jacques Annaud en 1986.

Sus protagonistas en esta ocasión fueron Sean Connery como el franciscano Guillermo de Baskerville y un adolescente Christian Slater encarnando a su pupilo Adso. La película también fue rodada en Sacra di San Michele.

 

Información Práctica de la Sacra di San Michele

 

Horarios.

Horario invernal del 16 octubre al 15 marzo: 9.30-12.30; 14.30-17.00;
Horario estivo del 16 marzo al 15 octubre: 9.30-12.30; 14.30-18.00;
Se permite la entrada hasta 30 minutos antes del horario de cierre.
Entrada: 8 Euros (gratis con la Torino+PiemonteCard).

 

Cómo llegar a la Sacra di San Michele

 

Cómo llegar en auto a la Sacra di San Michele

Desde Turín tomar la autopista A32 Turín-Bardonecchia, dirección Frejus, salida Avigliana Est.

En la rotonda que se encuentra cuando se sale de la autopista, seguir las indicaciones hacia Giaveno Sacra di San Michele y entrar en el túnel.

Saliendo del túnel se llega a otra rotonda: seguir las indicaciones hacia los Lagos de Avigliana y Giaveno y después hacia la Sacra di San Michele. Hay aparcamientos en la plaza Croce Nera (a 10 minutos de la abadía).

Cómo llegar en tren a la Sacra di San Michele

La línea ferroviaria es la Turín-Susa o Turín-Bardonecchia bajando en la estación de Avigliana.

Desde la estación de Avigliana se puede coger un taxi (la distancia a la Sacra es de unos 14 km y tarifa más o menos 25€).

Desde el 01 Abril 2017 al 01 de Noviembre 2017 , el Miércoles, Sábado , Domingo y los días festivos (17 abril Pascua, 25 abril, 1 mayo, 2 junio, 15 agosto, 1 noviembre), es posible utilizar el transfer por el precio de 4€.

A pie.

Desde el parking que hay en la estación de tren (línea ferroviaria Turín-Susa o Turín-Bardonecchia bajando en Sant’Ambrogio Torinese) se toma la via Caduti per la Patria. Al fondo girar a la derecha hasta alcanzar la Parroquia de San Giovanni Vincenzo.

Una breve cuesta detrás de la iglesia desemboca en un sendero. Durante el recorrido se encuentran las 15 estaciones del Via Crucis que conducen directamente a la aldea de San Pedro (frazione S. Pietro).

A partir de aquí se sigue el sendero que va entre las casas y al final de las cuales otro cómodo sendero lleva a la Plaza Croce Nera donde se encuentra el aparcamiento.

10 minutos a pie por una carretera asfaltada llevan directamente a la Sacra de San Miguel. Alternativamente poco antes de la plaza del parking, un desvío a la derecha lleva directamente al Sepulcro de los Monjes (Sepolcro dei Monaci) y de aquí a la Sacra de San Miguel.

El desnivel total es de 600 metros, lleva una hora y media de caminata y la dificultad es fácil.

sacra-san-michele-tramandoviajes

 

Si querés leer otras notas sobre Turín, seguí este enlace.

Espero que te  haya interesado esta nota. ¿Conocés algún otro santuario con estas características, es decir una arquitectura increíble y rodeada por un entorno maravilloso? Si es así, ¡compartilo en los comentarios por favor!