¿Cómo hacer para no enfermarte durante un viaje?  Este es uno de los peores fantasmas que existen a la hora de viajar.

En lugar de estar disfrutando del arte o los paisajes, del shopping o la gastronomía del lugar, estar encerrado en el hotel con fiebre o en el peor de los casos con una intoxicación.

Para evitar estos problemas sólo basta con tener algunos cuidados y tomar ciertas decisiones acertadas antes y durante el viaje.

No te olvides, que cada viaje es una experiencia única e irrepetible y el objetivo esencial es disfrutar a tope ese plan que esperamos con tanta ilusión y que en ciertos casos costó tanto esfuerzo conseguir.

Antes que nada, sabrás que es esencial contratar un seguro médico internacional antes de viajar. En este enlace “Asegurá tu viaje”, podés cotizar tu seguro en un mismo lugar entre más de 20 compañías de alto nivel. Todas las alternativas y los precios según la duración de tu viaje, el destino, y otras variables.

 

¿Por qué es tan importante contratar un seguro de viaje internacional?

 

En primer lugar, porque en algunos países pueden llegar a negarte la entrada por no contar con asistencia médica internacional.

Por otra parte, ante cualquier inconveniente de salud que tengas, por más leve que sea, te saldrá tus buenos pesos si no contás con tu seguro médico.

Dicho esto, vamos a los tips para que  tu viaje transcurra libre de sobresaltos y con una salud de hierro.

 

 

10 Tips para no enfermarte durante un viaje

 

Controlá el estrés

 

Muchas veces, con el deseo de dejar todo organizado antes de las vacaciones, recurrimos a trabajar de más, dormir poco y comer fuera del horario normal. Mantener una rutina saludable de alimentación y sueño previa al viaje ayudará a fortalecer el sistema inmune. ¡Cuidado con la autoexigencia!

Te lo digo y me río. ¡Porque no siempre lo logro!  Y es que aunque uno sólo se vaya de viaje por dos semanas quiere dejar TOOOOODO organizado. ¡Esa cosa de querer tener todo bajo control ¿no? ¿A vos te pasa igual?

Sólo decirte y decirme a mí misma, que se trata de establecer prioridades, de dejar las cuentas pagadas si van a vencer y tener listo el trabajo que no puede esperar a tu vuelta.

Todo lo demás, no pasa nada si lo hacés unas semanas después.

Acordate que te vas de viaje, no tiene sentido que llegue el momento de partir y te enfermes por todo el estrés acumulado antes de subir al avión.

 

Hábitos saludables: alimentación

 

no-enfermarte-en-viaje

Aliméntate bien. La alimentación es vital para llegar fuerte como un toro y poder recorrer y subir todas las escaleras que te vas a encontrar.

¿Me parece a mí, o casi siempre tenés que subir más de lo que bajás cuando estás viajando?

Frutas, verduras, hierro y una buena dosis de vitamina C, antes y durante el viaje.

 

Hábitos saludables: descansar las horas necesarias.

 

A veces, con la emoción de viajar y con los preparativos, empezás a hacer cosas hasta altas horas de la noche. Después viene la excitación como en el caso de los chicos y llegamos al temido insomnio.

Durante el viaje, también es muy importante descansar las horas necesarias. Porque la falta de sueño aumenta el riesgo de enfermarte.

Para poder descansar bien en tu destino podés llevar un antifaz y los tapones para los oídos. Todo lo que ayude a habituarte a los cambios de lugar que vivís durante los viajes. Y también sirven durante tu viaje en el avión.

Salvo que te vayas durante todas tus vacaciones a la playa y te quedes en un solo lugar, cuando el tipo de viaje consiste en recorrer varios lugares, estás cargando valijas y cambiando de lugar bastante seguido. Por este motivo, es fundamental llevar ciertos artículos como los que te nombré para que te ayuden a conciliar el sueño a pesar de los cambios.

 

Siempre alcohol en gel con vos.

 

En los viajes uno está viajando casi siempre de un lugar a otro en el transporte público o caminando por la calle y tocando distintos lugares en medio de millones de personas.

Ante la falta de agua, y especialmente antes de comer o tomar agua, es vital que tus manos estén limpias y  el alcohol que resulta un buen sustituto del jabón.

 

No tomes agua corriente.

 

Aún cuando vayas a un lugar donde el agua es potable, no conviene que tomes otra agua que no sea embotellada.

El motivo es simple, cada lugar tiene sus propias bacterias y tu cuerpo no está preparado para ellas.

Puede que no pase nada, puede que sólo sufras una pequeña colitis o puede que te intoxiques. ¿Para qué? La solución es bastante simple. Sólo tomar agua embotellada.

 

Llevá protector solar

 

Especialmente si vas a una playa donde vas a estar expuesto muchas horas y días al sol.

Pero aún cuando tu destino sea otro, y aunque no viajes en pleno verano, vas a estar paseando todo el día y expuesto a los rayos solares muchas más horas que las habituales.

¡Acordate que estás cambiando las 8 horas de luz de tubo de la oficina por el sol!

Por eso, no viene mal que incluyas el protector solar en tu equipaje.

 

Fundamental el repelente de mosquitos.

 

Una vez más, no importa que si viajás a la selva o al desierto. Mosquitos hay en todos lados. A veces, nuevamente por no estar acostumbrados a los de lugar, pueden provocar una reacción alérgica importante.

¡A mí me pasó! En plena ciudad de Los Ángeles. Por eso, no te olvides de llevar un repelente para los mosquitos.

 

Cuidado con las comidas que venden en los puestos de la calle.

 

A lo mejor vos sos de las personas que les gusta probar de todo y no les pasa nada. No es mi caso.

tips-no-enfermarte-viaje

De todas maneras, si querés probar a toda costa algo tratá de asegurarte que el puesto cumpla con las condiciones mínimas de higiene.

Como siempre un buen truco, es ver donde hay mucha gente comiendo. Eso casi asegura que el lugar es seguro. Pero como diría Tusam, pude fallar…

 

Prepará el equipaje previendo todo los climas.

 

Ya sabés que el clima está un poco loco. Entonces hay que estar preparado para todo. Una musculosa, un sweter abrigado, un rompevientos y en mi caso, fundamental…

no-enfermarte-en-viaje

Siempre voy preparada para que la lluvia no me detenga. Obviamente si estás de viaje por unos días, no vas a dejar de ir a conocer los lugares porque llueva. Yo siempre llevo un paraguas chico, una campera para la lluvia con capucha y unas botas chiquitas de lluvia que no pesan nada.

Los pies mojados durante todo el día pueden significar una gripe o un buen resfrío. Y es fácil de evitar con un poco cuidado.

 

Prepará un botiquín básico de viaje

 

Existen cosas que en mi opinión son vitales, pero esto dependerá de las “dolencias” de cada viajero.

tips-no-enfermarte-viaje

Te cuento lo que llevo en mi botiquín:

  • Alcohol en gel
  • Antibiótico de amplio espectro
  • Ibuprofeno
  • Analgésico
  • Antihistamínico
  • Antiácido
  • Curitas
  • Ansiolítico para el avión (¡ya te conté que le tengo mucho miedo!)
  • Antiespasmódico
  • Unos cuantos saquitos de te de distintas hierbas: boldo, manzanilla, menta, etc.

 

Como te dije al principio, creo que un poco de cuidado y cierta atención al elegir los lugares donde comemos y el agua que tomamos, la vestimenta y cuidar el descanso y la alimentación, ¡no tendrás ningún problema!

 

 

A %d blogueros les gusta esto: