En esta segunda parte te sigo contando nuestra experiencia a bordo del crucero por el río Nilo, con fiesta y tormenta incluida.

Como nos prometieron el barco zarpó a las 2 de la mañana con rumbo a nuestro siguiente destino. Digo nos prometieron porque realmente no nos enteramos.

Si estás dudando de hacer este crucero por temor a marearte, ¡despreocupate! El Nilo es como una pileta, no sentís para nada el movimiento. Y por otra parte, si tu miedo es al agua, a navegar. Se ven las costas de uno y otro margen. ¡Nada! Te aseguro que es muy tranquilo.

sonesta-tramandoviajes

 

Mañana del día 3 del crucero por el río Nilo – Edfu

 

Cuando esa mañana nos despertamos ya estábamos en la ciudad de Edfu.

Después de tomar un rico desayuno a bordo, temprano… empezamos nuestro día  de excursiones. Nuestro guía nos acompañó hasta el muelle donde nos estaba esperando un carruaje tirado por caballos para visitar el famoso Templo de Horus dedicado al dios del mismo nombre.

No pude dejar de sentir una gran pena por el caballito. Pero después pensé que si el dueño del carrruaje y del caballo no trabajaba llevando a los viajeros, ni él ni el caballo comían. Y te puedo asegurar que vimos muchos caballos flacos flacos.  Así que intenté no pensar demasiado en eso y disfrutar del paseo.

Para llegar al templo, atravesamos la ciudad en el carro y esto nos permitió descubrir la vida en Edfu.

 

Tránsito en Egipto.

Si ya estuviste en Egipto vas a saber de qué hablo, pero si no… te cuento que el tránsito en Egipto es algo único.

Pensarás si… yo ya estuve en Roma, o en Estambul aún en Brasil. !!!No!!! Nada se iguala a cómo se entrecruzan, autos, motos, niños, mujeres, animales, turistas, lugareños, carros. ¡Realmente es un descontrol controlado!

Un dato real que nos contó uno de los guías. En Egipto no aseguran los autos contra accidentes porque es muy costoso. Es realmente un milagro, pero según las estadísticas no hay muchos accidentes.

Clic sobre la imagen para ver el video

edfu-tramandoviajes

 

Edfu – Ribera occidental del río Nilo

Edfu es una ciudad situada en la ribera occidental del río Nilo a 90 kilómetros de Luxor y a 105 kilómetros de Asuán.

El hecho de estar asentada sobre un amplio valle facilitó el asentamiento de sus habitantes porque era un lugar que estaba a salvo de las inundaciones anuales del río Nilo. En la actualidad tiene cerca de 50.000 habitantes.

La tradición dice que fue en este lugar donde se enfrentaron los dioses Horus y Seth.

La ciudad era el punto de origen para las caravanas que se dirigían hacia el oasis de Kharga en el oeste y hacia la costa del Mar Rojo, hacia el este, en una ruta que incluía las minas del desierto oriental. Y aunque los descubrimientos más antiguos datan de la tercera dinastía, es muy probable que el lugar estuviera habitado con anterioridad.

edfu-tramandoviajes

 

Templo de Horus

El templo de Horus es el sitio arqueológico más relevante de Edfu y uno de los mejor conservados en todo Egipto.

En su origen, el templo sirvió para otorgar legitimidad a los nuevos gobernantes ptolemaicos. Cuando Aguste Mariette, el celebre egiptólogo, llegó a la ciudad encontró que el templo seguía habitado, aunque ya no cumplía sus funciones religiosas, pues se usaba como vivienda y como establos.

Fue por su iniciativa que se comenzó la restauración del templo.

templo-horus-edfu-tramandoviajes

 

Una vez terminada la visita, nos llevaron de vuelta al barco y navegamos hacia el siguiente punto Kom Ombo. Disfrutamos del almuerzo a bordo. Intercambiamos opiniones e impresiones con nuestros nuevos amigos y pudimos dormir una siesta cortita. ¡Bienvenida siesta!

sonesta-stgeorge-nilo-tramandoviajes

Tarde del día 3 del crucero por el río Nilo – Kom Ombo

 

Al atardecer llegamos a Kom Ombo, El templo que nos tocaba visitar queda justo en frente del muelle, es muy original, tanto por donde está ubicado como por su arquitectura.

templo-sobek-tramandoviajes

 

Templo de Sobek

El Templo de Sobek es un edificio con una arquitectura muy particular pero esto tiene un motivo. Antes que nada te cuento, es completamente simétrico, tiene dos entradas, dos salas hipóstilas y dos santuarios.

La explicación a esta rareza es que estaba dedicado a dos dioses: el lado izquierdo al dios halcón Horus y el derecho a Sobek dios con cabeza de cocodrilo.

La visita terminó en medio de la noche lo que le dio un atractivo especial, las paredes con los jeroglíficos a la luz de las lámparas, la historia contada por los guías nos transportaron a tiempos lejanos.

 

Como te conté en la primera parte de este artículo, no voy a profundizar sobre la parte histórica, arqueológica y arquitectónica de cada uno de los monumentos y templos que visitamos, porque eso vendrá después cuando escriba las maravillas que aprendimos sobre cada uno de estos sitios.

Volvimos corriendo al barco, que estaba en frente al templo, porque tenía que comprar algo en la tienda del barco porque esa noche se festejaba la «Noche Egipcia» en el barco. ¡¡Fue la primera vez que le gané una negociación a un vendedor de Egipto!! Le pagué exactamente lo que yo quería.

 

Noche Egipcia

 

La noche egipcia consiste en una comida preparada en la terraza del barco, con especialidades árabes donde te invitan a ir vestido a la manera egipcia.

Contratan a un fotógrafo especial para que te lleves el recuerdo y a un animador para conducir los juegos y prendas de la fiesta. Realmente nos divertimos mucho, bailamos y jugamos. ¡Tenés que participar!  No hay timidez que valga.

sonesta-nilo-tramandoviajes

Pero vamos por partes, estábamos disfrutando de unos platos muy ricos: falafel, hummus, maqluba y las exquisitas baklavas, cuando nos llamó la atención que el viento cada tanto soplaba un poquito fuerte. Al rato ya eran ráfagas más que viento.

El lugar donde estaban las fuentes para servirse fue cubierto por una cortina. Llegar a la mesa de la comida era como una aventura y nos preguntábamos: ¿Esto será normal?

Los camareros y los encargados se movían de un lado a otro tratando de hacer como una especie de gran tienda de campaña, pero se volaba todo… Entonces nos sugirieron pasar a comer el postre en el salón del barco. Y así lo hicimos. Todavía pensando que era un viento potente.

sonesta-stgeorge-nilo-tramandoviajes

La fiesta siguió un rato, bailamos y nos divertimos muchísimo. Estuvimos a punto de ganar un premio pero no, lo ganó otra pareja finalmente.

Y antes de ir a dormir decidimos pasar por la terraza para ver una vez más el templo de Kom Ombo. Templo… ¿qué templo?

En esta foto podés ver que el barco está anclado a menos de 500 metros de la escalera para entrar al templo. Y así se veía antes de la tormenta.

kom-ombo-tramandoviajes

 

Tormenta de arena

 

El viento era tremendo y volaba arena por todos lados. No se veía más que a 10 metros y la pileta estaba repleta de arena. Era realmente fascinante presenciar esto.

Porque tengo que reconocerte, que siempre había querido saber de qué se trataba una tormenta de arena. Y qué se sentiría. Pero claro, ni loca hubiera querido experimentarla en el desierto porque soy  muy miedosa.

Te cuento de qué se trata este fenómeno. El famoso «hamsin», es un fenómeno meteorológico que dura varios días durante la primavera. Puede aparecer bajo la forma de tormentas de arena o fuertes olas de calor con temperaturas mayores a los 40 grados.

La tormenta empieza en el interior del desierto y al soplar con fuerza sobre las dunas, arrastra todo lo que encuentra por el camino. Las nubes provocadas por la arena oscurecen el sol y reducen la visibilidad. En nuestro caso, nos alcanzó a la noche.

Pueden llegar a derribar casas y árboles. Y provoca además malestares en las personas, como jaquecas, irritabilidad, angustia. ¡En Medio Oriente era un atenuante si los delitos violentos se producían mientras soplaba el «hamsin»!

 

Video de la tormenta de arena desde el crucero

 

Anécdotas históricas:

Durante la campaña egipcia de Napoleón, los soldados franceses tuvieron dificultades con este fenómeno, cuando la tormenta apareció como una mancha sangrienta en el horizonte. Los lugareños se fueron a resguardar mientras que los franceses sólo reaccionaron cuando ya era demasiado tarde. Sufrieron desmayos ante la cantidad de polvo que los envolvía.

También se vieron afectadas por el hamsin las tropas aliadas y las alemanas, durante la campaña del norte de África de la Segunda Guerra Mundial. Tuvieron que frenar la batalla porque los soldados quedaban cegados por la arena y las brújulas quedaban inútiles por las perturbaciones eléctricas, el aire se carga con 1.000 a 2.000 iones positivos en un solo cm3.

 

Y nosotros estábamos viviendo esta experiencia única a salvo en el crucero de uno de los fenómenos más fuertes de los últimos años en Egipto.

¡A tal punto que salió en las noticias de todo el mundo!

Espero que te haya gustado esta nota y la semana próxima te contaré la parte final de este magnífico crucero: navegación a Aswan y posibilidad de visitar Abu Simbel si el viento se decidía a calmarse.

 

 

Descarga la guía gratuita

Enterate de mis secretos

Conocé mis hoteles preferidos


Tramando Viajes te informa que todos los datos de carácter personal solicitados para tu suscripción en este formulario serán tratados por Florencia Pagano como responsable de esta web. La finalidad de pedirte tus datos es gestionar el alta de esta suscripción para poder compartir con vos mi newsletter semanal con los últimos artículos del blog, mandarte regalos y publicaciones, promociones de productos y/o servicios propios y de terceros afiliados. Tu legitimación se realiza sólo a través de tu consentimiento. Tus datos están alojados en los servidores de mi plataforma de email marketing Active Campaign suscrita al Privacy Shield. (Más información de la política de privacidad de Active Campaign). Te adelanto que están más que protegidos. Podrás ejercer tus derechos de acceso, rectificación, limitación y supresión de tus datos en tramandoviajes@gmail.com, así como el derecho de presentar un reclamo ante la autoridad de control que corresponda. Para más información podés consultar nuestra política de privacidad.

Hidden Content