Existen lugares que trascienden la experiencia viajera y tocan tu alma. Esa fue mi sensación la primera vez que visité los Blancos Acantilados de Dover en el año 2012, durante un viaje «memorable» con mis amigas.

Por eso quise volver y compartir con Diego el imponente espectáculo natural que ofrece este rincón de Inglaterra. La combinación perfecta entre el blanco resplandeciente de los acantilados, el profundo azul del mar y el suave verde del pasto de la superficie nos esperaba… como si un pintor hubiera mezclado cuidadosamente los colores en su paleta.

Espero que este artículo te ayude a planificar tu propia visita a este lugar mágico del sureste de Inglaterra.

Cómo llegar a los Acantilados de Dover desde Londres

La ciudad de Dover está situada en el condado de Kent, en el SE de Inglaterra a 126,4 km. de Londres.
Los acantilados bordean la costa británica sobre el Canal de la Mancha que separa Inglaterra de Francia.

Dover es la ciudad más cercana de Europa continental ¡Está a solo 34 kilómetros del puerto francés de Calais!

Nosotros fuimos un día despejado y llegamos a ver la costa francesa.

Una forma cómoda para conocer los acantilados de Dover es haciendo una excursión desde Londres. Incluye transporte, guía y visitas a otros lugares divinos como la ciudad de Canterbury y el Castillo de Leeds.

acantilados-dover-desde-Inglaterra

Si querés ir por tu cuenta, lo podés hacer a través de estas opciones:

  • En auto: desde el centro de Londres son 126 km por la ruta A2 / M2 que se cubren en aproximadamente 2 horas.
  • En tren: es la mejor opción. El tren sale de la estación King’s Cross. Hay un tren directo que tarda poco más de 1 hora.
  • En bus: Sale de la estación Victoria pero aunque es un poco más barato no vale la pena porque demora más de 3 horas.

Origen de los Blancos Acantilados

El color blanco de los acantilados se debe a su composición. Están formados por roca creta, esto es. capas de piedra caliza blanca, suave y de grano fino, que se han ido acumulando a lo largo de millones de años.

La historia es súper interesante. Hace millones de años esta parte de Gran Bretaña quedó sumergida por un mar poco profundo. El fondo del mar estaba formado por un barro blanco formado a partir de esqueletos de diminutas algas que flotaban en las aguas superficiales del mar. Este barro se convirtió más tarde en tiza.

acantilados-dover-desde-Inglaterra


Cuando las algas murieron, sus restos se hundieron en el fondo del océano, donde se combinaron con los restos de otras criaturas. Durante millones de años, el fondo marino quedó expuesto y ahora se encuentra sobre el nivel del mar, formando los Acantilados Blancos de Dover que se ven hoy.

De acuerdo a investigaciones conjuntas de EE. UU. y el Reino Unido, los acantilados están desapareciendo a un ritmo de 20 a 30 cm. por año.

Esta situación me hizo recordar a lo que pasa en Civitá di Bagnoregio, conocida como «la ciudad que muere», ya que también está gradualmente desapareciendo debido a la erosión.

Información para tu visita a los Acantilados de Dover

Los acantilados son gestionados por el National Trust.

No se cobra entrada para caminar hasta los Acantilados Blancos de Dover o ingresar a los terrenos del Faro de South Foreland.

Se debe pagar 5£ por el estacionamiento. Y un precio adicional para entrar al Si desea explorar el Fan Bay Deep Shelter o subir las escaleras hasta la cima del faro.

El recorrido empieza en el Centro de Visitantes, donde podés encontrar una confitería para reponer energías después de la caminata, especialmente si el tiempo está fresco.

Los senderos tienen tramos con pendientes ascendentes y descendentes y hay diferentes opciones según tu estado físico. Están bien señalizados, así que no hay riesgo de perderse.

acantilados-dover
  • El recorrido completo hasta el faro South Foreland en Saint Margaret’s Bay es de 3 km. y lleva cerca de media hora.
  • En sólo 15 minutos, lográs las vistas más impresionantes de los acantilados.

Es importante tener en cuenta que el clima en Inglaterra suele ser fresco y ventoso, con frecuentes lluvias. Sin embargo, todo se soluciona con un calzado adecuado, un buen abrigo resistente al viento y la lluvia.

Por último, pero no menos importante, debes recordar que los acantilados están sufriendo un proceso de erosión continuo, entonces mantenete al menos a cinco metros del borde para evitar accidentes.

Los Acantilados de Dover a lo largo de la historia

Los 10 kilómetros de conchas marinas fosilizadas y calcáreas se han mantenido firmes a través de numerosos intentos de invasión, desde Julio César en el 55 a. C. hasta los nazis de Hitler, y se han ganado una reputación en todo el mundo como símbolo de paz.

Curiosamente, se pueden encontrar túneles secretos debajo de los acantilados. Fueron talladas durante las Guerras Napoleónicas por prisioneros en el Castillo de Dover. Durante la Segunda Guerra Mundial, Winston Churchill utilizó los túneles como su cuartel general.

Es importante mencionar, que los acantilados blancos de Dover son muy especiales no sólo para Inglaterra sino también para muchos otros países. Durante la Batalla de Gran Bretaña, pilotos de todo el mundo lucharon sobre estos acantilados.

Los Acantilados Blancos de Dover fueron la vista tranquilizadora y el símbolo del Reino Unido para las tropas británicas y francesas evacuadas de las peligrosas playas de Dunkerque. Esta evacuación, llamada «Operación Dinamo», fue una de las acciones más sorprendentes de la Segunda Guerra Mundial.

blancos-acantilados-dover

Como verás, los blancos Acantilados de Dover no sólo son un lugar de impresionante belleza natural sino un lugar muy importante en la historia del Reino Unido.

Si viajás a Londres o hacés un roadtrip por Inglaterra, hacer una visita a Dover un día es un MUST que no querrás perderte.