Roma, la Ciudad Eterna.
Roma, la ciudad de las 7 colinas.
Roma, la ciudad de las fuentes, la de Marcello Mastroianni y Sofía Loren.

 

Pero también, la ciudad nuestra. ¿Me pasa sólo a mí o uno se siente como en casa? ¿Será el ritmo acelerado de sus calles, de su gente?

¿Será porque indudablemente de ahí venimos muchos de nosotros?

Lo cierto es que Roma es una de esas ciudades que no cansa, donde uno puede volver una y otra vez y  siempre tiene algo nuevo para ofrecer.

Hoy te voy a “adelantar” algunos de los secretos que guarda esta maravillosa y mágica ciudad. Dentro de muy poco tiempo sabrás a qué me refiero con esto… 😉

Hace unos días se celebró en varios lugares del mundo el “Día de los Enamorados” y por eso se me ocurrió presentarte los atardeceres más románticos de Roma.

 

Mejores atardeceres en Roma

 

Desde la terraza del Castel Sant’Angelo

 

En su origen, esta magnífica construcción del año 139 d.C., ubicada en la margen derecha del Tíber, fue el mausoleo de Adriano y su mujer Sabina, y posteriormente de sus descendientes.

Su ubicación estratégica y su sólida construcción la convirtieron en una pieza clave en las luchas de poder a lo largo de la historia. Es que quien tenía bajo su dominio el castillo, era el dueño de Roma.

Debe su nombre al Arcángel San Miguel, una inmensa estatua de bronce que corona en lo alto la construcción.

La fortaleza tiene en la actualidad cinco niveles a los cuales se accede por una rampa en espiral.

En el último nivel está la terraza. Desde aquí, se puede apreciar la estatua del Arcángel en todo su esplendor y una de las mejores vistas de Roma, especialmente al atardecer.

atardeceres-roma

 

Atardecer desde la cima del Gianicolo

 

Es una subida un poco exigente y el transporte público no abunda. Pero desde ya te digo que vale la pena.

Podés iniciar la subida desde el Trastevere o desde el Vaticano. En nuestro caso, empezamos el camino después de almorzar y visitar las iglesias del Trastevere.

De esta manera, por el camino podrás descansar mientras ves algunas cosas maravillosas.

atardeceres-en-roma

San Pietro in Montorio y el Templete de Bramante.

La Fontana dell’ Acqua Paola y el Faro de Manfredi. Este faro, construido en el año 1911, fue un regalo para la ciudad de Roma de parte de los italianos que viven en Argentina.

Al final del camino, desde la Piazzale Garibaldi, podrás disfrutar de uno de los atardeceres más lindos de Roma.

piazzale-garibalid-roma

 

 

El ocaso en la Piazza de San Pedro

 

Si hablamos con propiedad, este atardecer lo vas a disfrutar en el pequeño Estado del Vaticano. Pero debido a la cercanía con Roma, espero que me permitas esta licencia.

Gracias a los arquitectos del Renacimiento, Miguel Ángel, Bramante, Bernini y Maderno (más actual), es que se puede conseguir una de las vistas más lindas de la ciudad.

El lugar de por sí ya es espiritual, pero en horas de la tarde donde todo toma un ritmo más tranquilo, el momento se vuelve una delicia.

atardecer-vaticano

 

 

Las últimas horas del día en la Piazza di Spagna

 

Su famosa escalinata de 137 escalones conecta la iglesia de Trinitá dei Monti con la propia Piazza y la exclusiva Via Condotti.

Antiguamente era el lugar donde iban las modelos de los pintores para intentar atraer a los artistas más exitosos y adinerados.

En la actualidad, funciona como lugar de reunión para sacar fotos de una de las famosas postales de Roma o simplemente para tomar un típico gelato italiano.

Especialmente en la zona de la fuente de la Barcaza, de estilo barroco, que está al pie de las escalinatas.

 

 

Desde la colina del Aventino, mi atardecer preferido

 

Conocí la colina del Aventino en mi última visita a Roma y desde ya te digo que es una zona digna de visita.

Es un lugar tranquilo, en su mayor parte residencial pero tiene muchísimos lugares de interés. El atardecer desde el Jardín de los Naranjos, es un secreto que me vas a agradecer.

Es un lugar muy frecuentado por los romanos y no tanto por los turistas, lo que le agrega un encanto especial.

 

Como si esto fuera poco, tenés para visitar varios lugares importantes, como la iglesia de Santa Sabina y la Piazza de los Caballeros de Malta.

Desde allí, y a través de una cerradura podrás ver en un mismo instante tres estados distintos: Malta, porque es territorio del estado de Malta, Roma y el estado vaticano. Todo un lujo, ¿no es verdad?

 

Espero que hayas disfrutado de estos atardeceres increíbles en la Ciudad Eterna…

Pero quise agregarte algo más, que me pareció una historia muy curiosa.

 

¿Te tentaste y querés buscar un hotel en las mejores zonas de Roma?

 



Booking.com

 

Origen del cappuccino

 

Según la creencia popular,  si pedís un capuchino después de las 11 de la mañana serás objeto de burla o serás criticado por semejante error. 😏

Pero como en todo en la vida, hay una parte de verdad y otra parte que está exagerada.

Te cuento la verdadera historia…

La palabra capuchino asociada al café es muy reciente. Pero la raíz del término, en Italia,  va mucho  más atrás en el tiempo y se refiere a la capucha que usaban los monjes franciscanos en el 1500.

Unos siglos después, los científicos dieron el nombre de capuchino a ciertos monos que tenían el mismo color de las capuchas de los monjes.

No se sabe exactamente cuándo, se asoció el café con leche espumosa al nombre de capuchino, pero la bebida fue patentada por primera vez en el año 1901.

Fue recién en el 1940 cuando el capuchino como lo conocemos ahora se volvió una bebida común. Y la bebida una vez más fue asociada a la capucha que usaban estos monjes.

Ellos no inventaron ciertamente ese café tan rico que podemos saborear ahora pero sí les debemos a ellos su nombre.

 

¿Por qué no deberías pedir un capuchino en Italia después de las 11 de la mañana?

 

En realidad, esto no tiene nada que ver con los monjes capuchinos pero sí con la leche en sí misma.

Los italianos están obsesionados con el tema de la digestión y le prestan muchísima atención al asunto.

Según ellos, consumir leche después de las comidas puede arruinar tu digestión. Y como es algo que tratan de evitar por todos los medios, nunca van a consumir leche con sus comidas.

El desayuno no cuenta. Porque claro, un café con algo de leche es algo de lo más común.

Pero pedir un capuchino o cualquier bebida que contenga leche después del almuerzo o la comida… ¡no way! Un italiano nunca lo haría.

En síntesis, si no sos italiano o sos italiano pero no te importa la teoría de que la leche destroza la digestión… avanti, podés pedir un capuchino en el momento que quieras.

Es más, en la mayoría de las ciudades acostumbradas al turismo saben que les harán este pedido y no tendrás ningún problema en que te sirvan la bebida que ordenes.

atardeceres-en-roma

Menos mal ¿no? Yo no puedo vivir sin mi café con leche o capuchino de la tarde.

¿Y vos? ¿Te pasa lo mismo que a los italianos o te gusta también tomar leche a cualquier hora del día?

 

 

La tarjeta OMNIA Vatican & Rome Card permite el acceso gratuito y sin colas a las principales atracciones de Roma y del Vaticano, incluyendo el Coliseo, el Foro Romano, la Basílica de San Pedro o la Capilla Sixtina. Además, ¡incluye transporte público ilimitado!