Fountains Abbey – Una abadía del siglo XII

Durante nuestra estadía en la ciudad de York, decidimos conocer las ruinas de la que fuera la abadía más rica del Reino Unido en el sigo XII, la famosa Fountains Abbey.

Esta antigua abadía ubicada en el boscoso valle del río Skell, en la región de Yorkshire, fue fundada en el año 1132 por monjes benedictinos.

Las ruinas de la abadía son las más grandes y mejor conservadas de Inglaterra.

Desde el año 1986, forman parte del Patrimonio de la Humanidad y son propiedad de la Fundación Nacional para Lugares de Interés Histórico o Belleza Natural.

Llegamos a la puerta de la abadía después de recorrer 40 kilómetros a través de la campiña inglesa, para recibir un amable pero firme mensaje: «ya era tarde para la última admisión». Fue una gran desilusión.

Pero… no por algo tengo sangre vasca en las venas y un compañero de aventuras que tampoco se da por vencido fácilmente. Al día siguiente logramos llegar y pasar un día muy lindo recorriendo todo el lugar.

Origen y disolución de la abadía

Como te anticipé, la abadía fue fundada en 1132 por 13 monjes benedictinos que habían sido exiliados de la Abadía de Santa María en York. Quiso la suerte que cayeran bajo la protección del arzobispo de York, quien les dio este lugar en el valle del río Skell.

Unos años después la abadía pasó a manos de la orden de los cistercienses. Allí, los monjes encontraron todos los materiales necesarios para subsistir y crear el monasterio, madera, piedra y agua.

La  abadía siguió en funciones hasta el año 1539, cuando Enrique VIII ordenó la disolución de los monasterios, y así fue que los edificios y los terrenos adyacentes pasaron a manos privadas.

En primer lugar compró los terrenos, Richard Gresham, un comerciante de Londres. Y en 1720, lo hizo John Aislabie, parlamentario por Ripon y ministro de Hacienda, quien construyó en los alrededores de la abadía, el famoso jardín acuático, las estatuas y el Templo de la Fama y el Templo de la Piedad.

Imperdibles de Fountains Abbey

La abadía que había sido construida con piedras del valle Skell pretendía reflejar la sencillez y austeridad de los cistercienses. Era un lugar de asistencia para los enfermos y los viajeros.

Impresionan las ruinas de la Capilla de los Nueve Altares en el extremo este de la iglesia con su ventana de 18 m de altura.

La cripta está soportada por 18 pilares y con bóvedas de 90 metros. Los monjes usaban este lugar para guardar los vellones de las ovejas que criaban, para luego vendérselas a los comerciantes venecianos y florentinos.

Otro lugar para no perderse es el «Asiento de Ana Bolena«, un templete gótico con unas vistas increíbles de la abadía de fines del siglo XVIII.

Datos Prácticos sobre Fountains Abbey

Horarios y precio de la entrada de Fountains Abbey

  • La abadía y los jardines de agua están abiertos todos los días de 10 a 16.30.
  • El parque abre desde las 6 de la mañana.
  • Restaurante del centro de Visitantes de 9.30 a 16
  • La tienda de regalos de 10.30 a 17.30

El precio es de 19 £ (adultos) / 10.50 £ (niños).

Cómo llegar a Fountains Abbey

En auto por la ruta A59 para después tomar la B165. Desde la ciudad de York son un poco más de 40 kilómetros, lo que les llevará aproximadamente 50 minutos.

El estacionamiento es gratis.

El bus 139 te lleva desde Ripon a Fountains Abbey los lunes, jueves y sábados durante todo el año.

Si quisieras obtener más información, podés hacerlo desde este enlace a la página oficial de la National Trust Org.

Video promocional de Fountains Abbey – National Trust

Es un lugar que realmente vale la pena conocer. Historia, arquitectura y naturaleza. ¿Se puede pedir algo más?