En este artículo hice una recopilación de los 30 mejores blogs de familias viajeras. ¿Te preguntarás por qué?

 

Imaginá que…

Sos una pareja joven amante de los viajes. Cualquier momento libre lo usás para hacerte una escapada a algún lugar. Y cuando no, estás planeando aventuras exóticas, destinos paradisíacos, itinerarios de ¿1, 2 o 3 semanas?

También te ronda la idea a veces de dar la vuelta al mundo, libre como el viento junto a tu pareja, sin horarios ni lugares estipulados. Quedándote en uno u otro lugar según tus gustos del momento.

 

Y de repente ¡flash!

¡¡Una excelente noticia, hay un bebé en camino!! Cuánta felicidad, qué emoción… pero te surgen millones de preguntas e incertidumbres.

“¿Se terminaron las aventuras de pareja? ¿Tendremos que esperar años para volver a la ruta?”

Y te contestás: “No, no tienen por qué ser así. A partir de ahora viajamos en familia.”

Para volver a cuestionarte: “Pero… ¿Cómo vamos a viajar con un niño pequeño? ¿Y si se enferma?”

Y a eso por supuesto se suman las opiniones de terceros: “Uh! Ahora que van a tener un hijo, olvidense de viajar…

 

No tengo hijos, pero sé por amigas que éstas y otras varias inquietudes más han surgido entre las parejas viajeras cuando llega un nuevo miembro a la familia.

Por eso, en esta Top List  recopilé las opiniones al respecto de los creadores de los mejores blogs de familias viajeras.

 

¿Cómo? Les hice dos preguntas

  • ¿En qué cambió su manera de viajar cuando fueron padres?
  • ¿Tienen algún consejo, sugerencia o mensaje que les parezca útil compartir con una pareja que acaba de tener un hijo y siente que por ese motivo perdió la oportunidad de viajar?

 

¿Por qué ellos?

  • Porque tienen autoridad de sobra para dar estos consejos o sugerencias. ¡Son familias viajeras!
  • Porque se me ocurrió que su contestación te iba ayudar muchísimo si tenés alguno de estos temores.

Y ahora sí…

 

Contenido del artículo

Los 30 Mejores blogs de Familias Viajeras

 

Algo que recordar

 

mejores-blogs-familias-viajeras

Rubén, Lucía y Koke

 

¿En qué cambió su manera de viajar cuando fueron padres?

Fundamentalmente en una cosa: el ritmo del viaje. Algo que nos viene muy bien porque independientemente de la presencia de Koke, el cuerpo ya nos pedía hace algún tiempo viajar más despacio. Y bueno, también en que ahora contamos con una nueva arma de socialización masiva que nos hace interactuar con todo el mundo más todavía que antes.

 

Aquí te dejamos una serie de post que escribimos sobre la interacción de los locales con nuestro bebé en todos los países que visitamos el año pasado y que se llama “koketeando con”

 

¿Tienen algún consejo, sugerencia o mensaje que les parezca útil compartir con una pareja que acaba de tener un hijo y siente que por ese motivo perdió la oportunidad de viajar?

Lejos de ser una excusa para dejar de viajar, los niños deberían de ser la excusa perfecta para seguir haciéndolo. El mundo es una tremenda fuente de estimulación para su desarrollo a todos los niveles, es tiempo de calidad en familia, es aprendizaje de idiomas, de historia, de matemáticas… una forma de obtener conocimientos a través de la experimentación.

 

¿Cómo vamos a conseguir que entiendan lo alta que es una jirafa, que amen el planeta, que sean respetuosos con otras formas de vida si no viajamos con ellos para enseñarles el mundo?

Si querés saber más sobre la opinón de Rubén y Lucy sobre los temas tratados, podés leer estos artículos.

 

Familia Viajera

 

mejores-blogs-familias-viajeras

Familia Giusiano: Sofía, Sabrina, Matteo, Tomás, Alejandra y Eduardo Los 6 “G

 

¿En qué cambió su manera de viajar cuando fueron padres?

Nuestra historia puede que sea un poquito diferente, ser padres era parte del proyecto. En pocas palabras: el tema de viajar era mi sueño de niño, ese que puedes visualizar todavía de grande cerrando los ojos. El sueño de mi esposa Alejandra era el de una familia grande con cuatro hijos y una vida tradicional.

 

El desafío fue crear un proyecto de vida común, buscar el equilibrio, la armonía en las diferencias. Se fueron sumando destinos e hijos en los vaivenes de una vida común, un país en eterna crisis y con mas justificativos para no seguir, que para llegar a donde estamos ahora mas de 20 años después habiendo recorrido los 5 continentes, habiendo transformado el hecho de viajar en una pequeña misión de acercar culturas.

 

El hecho de ser padres nos dio la oportunidad de poder, cada tanto, dejar la rutina de la vida tradicional y lanzarnos a la aventura en familia bajo el concepto de viajero: ese que trata de sumergirse en la cultura local aunque sea por un momento, ese que valora y disfruta la maravillosa diversidad de nuestro mundo.

 

En esto, los niños fueron claves ya que son “abre puertas” naturales, foco de atracción y de conexión principalmente en esos remotos lugares donde los diferentes somos nosotros. Los niños cambian la vida sin duda, pero cuidamos esos sueños, fuimos sus guardianes y los compartimos a tal punto que a mi me cuesta resignarme a la idea de no viajar todos juntos y a Alejandra el no seguir viajando.

 

¿Tienen algún consejo, sugerencia o mensaje que les parezca útil compartir con una pareja que acaba de tener un hijo y siente que por ese motivo perdió la oportunidad de viajar?

Les diría que es el motivo perfecto para viajar, es el momento donde la familia corta amarras y tiene  el 100% de tiempo para ella misma.

 

Que no importa que sea un bebe o que sea muy pequeño y que “no recordara nada” como suelo escuchar por allí, lo que se graba en el alma, alguna vez aflora, se los puedo asegurar.

 

La vida es evolutiva. Viajar con niños es un proceso de aprendizaje, lo que se aprende en cada partida en cada nacimiento permitirá seguir viajando a medida que vaya creciendo la familia. Cada aventura fortalecerá el nexo, minimiza los miedos y mejora las técnicas.

 

También es cierto que se deberá buscar ese mencionado equilibrio entre intereses y posibilidades, que incluso será un poco mas complejo en edades adolescentes. Hoy en día hemos pasado por casi todo el abanico etario y creo que era mas simple cuando eran pequeños o tal vez es mi corazón que quiere hacer eterna esa etapa de la vida que nunca soñé pero que adoraré por siempre.

 

Pero todas las edades tienen su encanto, hay que buscar la armonía. Hay cosas que serán factibles o no de hacer, de acuerdo a las edades y perfiles de cada uno. Nada que el sentido común no pueda dilucidar. No se pierdan la oportunidad de vivir una aventura en familia.

Si querés saber más de esta familia viajer, no te pierdas la Charla TEDx en la que Eduardo resume su historia en 18 minutos.
O el trailer de su libro“Guardianes de Sueños”

 

Familias en Ruta

 

blogs-familias-viajeras

Max, Susagna y los peques

 

¿En qué cambió su manera de viajar cuando fueron padres?

De manera importante, no hay duda. Para empezar los ritmos han de ser más lentos y con menos pretensiones de hacer mil cosas en un día. Apetece más un viaje tranquilo, acercarse a la Naturaleza y buscar espacios de bienestar donde el niños/a son el centro.

 

Dicho lo cual añado que ganas la perspectiva de ver las cosas reconectando con el niño que fuimos y que puedes seguir haciendo viajes increíbles con peques de todas las edades.

 

¿Tienen algún consejo, sugerencia o mensaje que les parezca útil compartir con una pareja que acaba de tener un hijo y siente que por ese motivo perdió la oportunidad de viajar?

Que no se agobien lo más mínimo. Sobre todo siendo papis primerizos tendrán al bebé entre algodones pero luego irán viendo que los niños/as son unos excelentes viajeros con una capacidad de adaptación mayor que la nuestra y que podrán hacer mil cosas con ellos. ¡Yo nunca he viajado tanto y tan a gusto como desde que soy padre!

 

El Pachinko

 

blog-familias-viajeras

Vero, Teo, Oriol y Pau

 

¿En qué cambió su manera de viajar cuando fueron padres?

Cambiar, cambió. Sin duda. Aunque el principal cambio fue sobre todo en el ritmo de nuestros viajes. Ahora preferimos ver menos lugares y de forma más pausada antes de llenar el día de muchas actividades o sitios que visitar a toda prisa.

 

A los niños en general les sientan muy bien las rutinas y cuando viajamos procuramos que sus hábitos de comidas, sueño y juego se respeten al máximo. Es fundamental que descansen bien y duerman las horas que necesitan para estar a tope al día siguiente, aunque con ello se sacrifiquen algunas actividades nocturnas o se visiten menos lugares.

 

Con las comidas hacemos lo mismo, dentro de las posibilidades que ofrezca el destino intentamos que coman a sus horas. También aspiramos a que prueben cosas nuevas, aunque no siempre lo conseguimos.

 

¿Tienen algún consejo, sugerencia o mensaje que les parezca útil compartir con una pareja que acaba de tener un hijo y siente que por ese motivo perdió la oportunidad de viajar?

La experiencia, sin duda, es un grado y el primer viaje con niños es siempre el más complicado de todos. Nosotros también teníamos miedo de que nuestros hijos fueran de esos que se pasan el vuelo llorando mientras el resto de pasajeros nos señala con el dedo o le pinten un bigote a la Gioconda en el Museo del Louvre. Luego te das cuenta de que el león no es tan fiero como lo pintan y que los niños tienen una capacidad de adaptación asombrosa.

 

Para disipar esos temores de padres primerizos, nosotros siempre recomendamos que antes de irse de viaje al destino con el que siempre han soñado prueben con pequeñas escapadas a un destino cercano. Da igual que sea a la playa o a una casa rural en el campo cerca de tu casa. Es importante conocer cómo funciona el equipo antes de los partidos.

 

Además, con el tiempo te darás cuenta que viajando con niños aprenderás más de ellos que ellos de ti. Nosotros hemos redescubierto el mundo a través de los ojos de nuestros hijos y con eso hemos logrado recordar sensaciones maravillosas que no sentíamos desde que éramos niños.

 

Mola Viajar

 

blogs-familias-viajeras

Adrián, Gosia, Daniela y Oliver

 

¿En qué cambió su manera de viajar cuando fueron padres?

Pues la manera de viajar cambia totalmente. Antes ibas a la aventura completamente, muchas veces sin preocuparte de donde ibas a dormir ese mismo día, de como llegarías al destino, si en autoestop o en bus…

 

Pero con niños todo es mas organizado,  ya no hay tanta aventura sobretodo si son pequeños como los nuestros, pero sigue teniendo su encanto vivir estos momentos ahora en familia y enseñando el mundo a los peques.

 

En la vida vas pasando etapas, hemos vivido una increíble de mochileros viajando de una manera y ahora estamos encantados con la nueva acompañados de los peques.

 

¿Tienen algún consejo, sugerencia o mensaje que les parezca útil compartir con una pareja que acaba de tener un hijo y siente que por ese motivo perdió la oportunidad de viajar?

Pues que se lancen a viajar con el peque a pesar de que tengas dudas y nervios que es normal, siempre piensas que puede pasar algo, nosotros incluso lo pensamos antes de cada viaje y una vez que vuelves te das cuenta de que tontería haber dudado ya que fue una experiencia increíble en familia.

 

Makuteros

 

blog-familias-viajeras

 

¿En qué cambió su manera de viajar cuando fueron padres?

Cuando eran muy pequeños (menos de 5 años) los destinos que elegíamos para viajar debían ser cómodos para toda la familia, es decir, los adecuamos a la edad de los niños. Tenían que ser fáciles para moverse con ellos y disfrutar tanto padres como los pequeños.

 

A medida que los niños fueron creciendo nos lanzamos a viajar con ellos con mochila 6 meses desde China hasta Australia cuando rodamos una webserie para Youtube que fue el “germen” del programa de TV.

 

En ese viaje de vez en cuando elegíamos alojamientos con piscina en destinos muy calurosos para que los niños disfrutaran. Nos movíamos en transporte público, comíamos en mercados o donde nos apetecía probar algo autóctono y combinamos visitas más monumentales con naturaleza y animales y actividades al aire libre.

 

Una de las cosas que sí cambió fue en el ritmo de viaje, cuando viajas con niños vas más despacio y pasas más tiempo en cada destino.

 

¿Tienen algún consejo, sugerencia o mensaje que les parezca útil compartir con una pareja que acaba de tener un hijo y siente que por ese motivo perdió la oportunidad de viajar?

Siempre decimos que el quiere viajar debe hacerlo. Viajar enriquece en muchos sentidos y es una experiencia maravillosa que se debe compartir con tus hijos. Tener vivencias con ellos es algo que siempre va a estar ahí cuando crezcan y que te hace fuerte como familia.

 

Los recursos nunca deben ser un impedimento lo que sí que te impide hacerlo son los miedos y tu poder de adaptación a las circunstancias. Es decir, si no tienes dinero para alojarte en un hotel con comodidades alójate en hoteles básicos y económicos, muévete en bus, prioriza las actividades que quieres realizar y elige bien el destino.

 

Hay lugares donde los niños no pagan nada hasta que miden más de 1,30 m como en China, o no se ve raro que compartan cama con sus padres y no paguen extra, o donde el tipo de cambio de la moneda hace que viajar resulte muy barato. Lo demás son miedos y excusas. ,

 

Esperamos que los padres que lo desean se lancen a ello y nos pueden enviar cualquier consulta a través de nuestras redes sociales

Guía de Viajes para Padres Aventureros”

Enfermedades en Ruta

 

Un mundo para tres

 

mejores-blogs-familias-viajeras

Octavio, Montse y Alvaro

 

¿En qué cambió su manera de viajar cuando fueron padres?

Cuando uno empieza a viajar con su hijo y más si este es un bebé en lo que más se nota el cambio es en el ritmo del viaje. Para asegurarse el éxito del viaje hay que respetar horarios de comida, sueño y distracciones adaptadas a su edad, de lo contrario te la puede liar 😉 resumiendo…..empieza la era del “Slow Travel”.

 

¿Tienen algún consejo, sugerencia o mensaje que les parezca útil compartir con una pareja que acaba de tener un hijo y siente que por ese motivo perdió la oportunidad de viajar?

Descubrir el mundo a través de nuestros hijos es viajar dos veces porque su perspectiva de todo es totalmente diferente a la de los adultos. ¡Viajar con nuestros hijos, no solo si se puede, sino que ademas se debe!

 

Mi frase favorita es… “UNA VIDA VIAJERA ES LA MEJOR HERENCIA QUE LES PODEMOS DEJAR A NUESTROS HIJOS”

 

Consejos básicos: Acostumbrar a los niños desde que nacen a dormir con ruidos, fuera de su confortable cunita y a comer de todo.

 

PD: Nuestro hijo Alvaro fue diagnosticado con celiaquia a los 18 meses de vida, hoy en día tiene casi 17 años y mas de 50 países a sus espaldas de cuatro continentes….”SIN GLUTEN TAMBIÉN SE PUEDE”

 

Mi pequeño Gulliver

 

Ester, José, Indira y Sam

 

¿En qué cambió su manera de viajar cuando fueron padres?

Pues un poco sí que cambia, la verdad. Ahora vamos a un ritmo más pausado, antes visitábamos mil cosas en cada destino y no volvíamos al alojamiento hasta la hora de dormir. Ahora solemos escoger apartamentos y hacer algunas cenas en casa o volver a descansar un rato a mediodía si luego queremos volver a salir por la tarde.

 

Los destinos que elegimos también han cambiado un poco, hemos dejado de lado selvas a cambio de bosques de países con un acceso más fácil a sanidad.

 

Las actividades de aventura como rafting o buceo también están aparcadas de momento hasta que nuestros hijos sean un algo mayores y puedan disfrutar haciéndolas. Otras actividades en cambio sí que seguimos haciéndolas como piragüismo por aguas tranquilas, senderismo e incluso con ellos hemos hecho cosas nuevas como salir a pastorear o participar en un taller de cerámica.

 

En los restaurantes también hemos dejado de lado aquellos que son muy elegantes o de comida sofisticada, que a mi marido y a mí nos encantan pero nuestros hijos no comerían nada. Ya habrá tiempo de volver a ellos!

 

¿Tienen algún consejo, sugerencia o mensaje que les parezca útil compartir con una pareja que acaba de tener un hijo y siente que por ese motivo perdió la oportunidad de viajar?

No se acaban los viajes por tener un hijo. De hecho no debería acabar ninguna pasión por tener niños sino al revés, es preciosos enseñar a nuestros hijos nuestras pasiones para así poder compartirlas con ellos.

 

Os aseguro que viajar es una de las mejores cosas que podemos hacer con ellos. Si alguno siente algo de miedo, que empiece con viajes más fáciles o cercanos y que poco a poco se deje llevar!

 

Viajando con chupetes

 

blog-familias-viajeras

 

¿En qué cambió su manera de viajar cuando fueron padres?

Llegó el día que un predictor nos dió una gran noticia… Para muchos un fin para sus viajes, pero para nosotros el anuncio de una nueva aventura. Ser uno más no nos impide en ningún momento seguir cumpliendo sueños y acumular experiencias viajeras. Se pueden hacer viajes largos en avión, recorrer Europa en tren, cruzar el Atlántico, visitar países asiáticos…

 

Algo hemos tenido que cambiar en nuestros viajes, ahora intentamos viajar más relajados. Viajando con niños no puedes proponerte hacer todo lo que harías en un día en pareja.

 

También necesitan sus sesiones de parque y de diversión. ¡No todo va a ser hacer turismo! Hay que tener en cuenta que hay que dedicarle más días a cada destino o ver lo principal. Pero lo que no nos ha cambiado es que seguimos viajando con nuestras mochilas y sólo con lo esencial.

 

Muy pronto nos va a llegar el momento de viajar con dos niños y vamos a seguir igual, descubriendo lugares lejanos e increíbles en familia.

 

¿Tienen algún consejo, sugerencia o mensaje que les parezca útil compartir con una pareja que acaba de tener un hijo y siente que por ese motivo perdió la oportunidad de viajar?

Los sueños están para cumplirlos y hay que esforzarse por conseguirlos. Además los viajes aportan grandes beneficios a los niños.

 

Es muy positivo para su salud mental, se convertirán en mejores personas cuando sean adultas porque los viajes les ayudará a desarrollarse social y emocionalmente, a enriquecer su forma de pensar, adquirir nuevos valores y, en definitiva, abrir sus mentes.

 

Hay que dejar los miedos en casa, coger las maletas y disfrutar en familia de un mundo por descubrir.

 

Pilotando maletas

 

blogs-familias-viajeras

 

¿En qué cambió su manera de viajar cuando fueron padres?

A nosotros siempre nos gustó viajar y teníamos claro que eso no iba a cambiar con la llegada del pequeño. Pero si que es cierto que hubo que adaptarse a un bebé y después a un niño.

 

Lo ideal es establecer cierta rutina que le dé estabilidad aunque estés fuera y sobre todo paciencia. Ya no viajábamos solos y había que parar más veces o dejar de ver alguna cosa por quedarnos un ratito en un parque jugando.

 

Pero no pasa nada, es parte de las anécdotas de un viaje, aún recuerdo al peque con 3 años jugando en un parque de Chinatown en Nueva York completamente integrado con el resto de niños. Son momentos inolvidables.

 

¿Tienen algún consejo, sugerencia o mensaje que les parezca útil compartir con una pareja que acaba de tener un hijo y siente que por ese motivo perdió la oportunidad de viajar?

Los niños se adaptan absolutamente a todas circunstancias si sus padres están con ellos. Ellos no tendrán miedo de nada y disfrutarán si ven que tú lo estás disfrutando.

 

Viajar es salir de la zona de confort pero ellos aprenderán tantas cosas que es el mejor legado que puedes dejarles…enseñale el mundo y disfruta de la experiencia en familia!

 

No les muestres inseguridad, prepara el destino con cuentos o historias del sitio que verán, para que cuando lleguen les emocione verlo en directo y contagia tu entusiasmo.

 

Y sobre todo….paciencia, son niños y necesitan protestar, llorar, reír, correr y jugar en un parque, y normalmente lo necesitarán en el peor momento😉😂 pero eso también anecdótico.! Para nosotros es algo simplemente magnífico!

Irabela’s – Familia en movimiento

 

blog-familias-viajeras

Adrián, Isabel, Nico y Zoe

 

¿En qué cambió su manera de viajar cuando fueron padres?

Al nacer nuestro primer hijo (el primero para mí, el segundo para Adrián), los viajes quedaron relegados a un segundo plano. Continuamos haciendo viajes regulares a Alemania (puesto que la hija de Adrián vive allí) y rutas breves por España, de las que realmente disfrutamos.

 

Pero conforme iban pasando los años mi descontento con la situación era palpable, puesto que las experiencias interculturales y viajeras en otros países son algo que necesito con regularidad.

 

A partir de los 6 años de nuestro hijo, comenzamos a tramar un cambio de vida que se materializó hace dos años. Desde entonces estamos aprovechando plenamente la libertad que tenemos para trabajar online desde cualquier lugar del mundo.

 

De esta manera estamos conociendo muchos de esos lugares, personas que como nosotros tienen esa inquietud viajera, familias que educan viajando y un gran etcétera. Hemos estado en Asia y en Europa.

 

También estamos aprendiendo a compaginar nuestra necesidad viajera con nuestras inquietudes de crianza respetuosa y aprendizaje libre.

 

¿Tienen algún consejo, sugerencia o mensaje que les parezca útil compartir con una pareja que acaba de tener un hijo y siente que por ese motivo perdió la oportunidad de viajar?

Mi mensaje o sugerencia sería la siguiente: que si consideran que viajar entra dentro de sus prioridades no lo olviden. Nos convertimos en mamá o papá pero seguimos necesitando cuidarnos y alimentar nuestra alma. Todo aquello de lo que disfrutemos lo disfrutarán ellos a su vez, porque nuestra felicidad será palpable y será la que ellos mamen.

 

Probablemente sea necesario adaptar los viajes, ir más despacio, cambiar el foco a lugares más aptos para niños. Pero mirar el mundo desde su perspectiva nos va enriqueciendo a nosotros también.

 

En definitiva, si comenzamos desde que son chiquititos, viajar será una parte más de nuestra vida familiar. Y seguramente una de las más agradables.

 

Ruta del Mate

 

mejores-blogs-familias-viajeras

Juan, Flor y Benji

 

¿En qué cambió su manera de viajar cuando fueron padres?

En muchas cosas. Cuando aún no había nacido Benji, Juan y yo (Flor) hicimos un viaje de 14 meses por países de Europa y Asia durmiendo en habitaciones compartidas, con baño compartido, en albergues con muy pocas comodidades, en los suelos de aeropuertos, ferries y hasta en yurtas.

 

Lo contamos todo en nuestro blog: dormíamos en cualquier lugar. En cambio, ahora es algo que no queremos hacer, por la comodidad del pequeñín y la nuestra, que también gustamos de privacidad e independencia. Así que, si bien intentamos seguir ajustándonos a un presupuesto medio-bajo, buscamos habitaciones con baño privado o casas completas sólo para nosotros.

 

A su vez, el ritmo de paseo baja, descansamos más y antes de cenar ya tenemos a Benji bañado y dormido. Nada de salir por la noche o quedarse hasta tarde en algún sitio. Y por la mañana, arrancamos tempranito.Para mí, no es un cambio ni a mejor ni a peor, es acomodarse a las nuevas circunstancias y vivir una nueva experiencia, ahora en familia.

 

¿Tienen algún consejo, sugerencia o mensaje que les parezca útil compartir con una pareja que acaba de tener un hijo y siente que por ese motivo perdió la oportunidad de viajar?

Nuestro consejo es que justamente no hay que pensar que se trata de una oportunidad perdida sino de una nueva oportunidad de vivir un viaje diferente.

 

Uno siendo mayor pierde muchas veces la mirada de asombro de las cosas y es alucinante ver el mundo a través de la mirada de un niño. Los viajes no serán como antes, como la vida no será como antes. Tener un hijo lo cambia todo.

 

Hay que buscar el propio ritmo de viaje. Nosotros aún estamos experimentando a ver qué se nos da bien.

Por ejemplo: hicimos un viaje de 6 horas en auto pensando que iba a estar todo bien y fue un suplicio hacer que el bebé se quedara sentado en su sillita. Aprendizaje: menos horas en auto o mejor entretenimiento a bordo. Hay que ir tomando nota de las cosas que funcionan y de las que no, para que el próximo viaje estemos todos a gusto.

 

Pero en ningún caso dejar de viajar.

 

Maleta para tres

 

mejores-blogs-familias-viajeras

Tomás, Laura y Alma

 

¿En qué cambió su manera de viajar cuando fueron padres?

Podemos decir que lo único que ha cambiado en nuestra forma de viajar es la manera en la que gestionamos los tiempos y en un primer momento, también la logística.

 

Antes de ser padres, recorríamos las ciudades a pie de punta a punta en uno o dos días. Eso significaba muchos kilómetros y mucho cansancio, cosa que con un bebé es poco menos que un suicidio colectivo. Al viajar con niños pequeños no se pueden recorrer grandes distancias, muchos necesitan volver al hotel a descansar para poder seguir descubriendo lugares.

 

Como empezamos a viajar con Alma desde muy pequeñita, no llevábamos demasiados bultos extra. Eso sí, de lo de ocupar media maleta con pañales no se libra nadie. La sillita de paseo que se podría haber ahorrado ya que llevábamos la mochila ergonómica.

 

Es importante darles a los niños sus momentos de juego o, por lo menos, que cubran sus intereses lúdicos. Si contemplamos todo esto, no vemos motivo alguno para no viajar con bebés o niños pequeños.

 

¿Tienen algún consejo, sugerencia o mensaje que les parezca útil compartir con una pareja que acaba de tener un hijo y siente que por ese motivo perdió la oportunidad de viajar?

Nuestro consejo es que sigáis los ritmos de vuestros hijos. Respetad sus tiempos de descanso, intentad implicarlos en los viajes, buscad actividades que sean de su interés y cuando sean más mayores que os ayuden a planificar el viaje. Y, sobre todo, tomaoslo en modo slow.

 

Si vuestro hijo es bebé, nuestra recomendación es que os hagáis con una mochila o con cualquier otro modo de porteo ergonómico. Tendréis las manos libres, os ahorraréis adoquines y calles impracticables y las escaleras no serán un obstáculo para vosotros.

 

Si vuestro hijo ya no es bebé, como nos pasa a nosotros (Alma tiene 5 años y medio), implicadlos y dejadles tomar decisiones sobre visitas y/o actividades. Si vuestro viaje es de muchos días, dadles la opción de no hacer absolutamente nada por lo menos por un día.

 

En verano, intentad buscar hoteles con piscina, y en invierno, buscad actividades interactivas a cubierto o parques. Quizá os perdéis muchos centros de interés turístico pero las fotos que os váis a llevar llenas de sonrisas y primeras veces no tienen precio.

 

Lo importante es saber que no hay razón alguna por la que dejar de viajar. Es más fácil adaptaros vosotros al ritmo de vuestros hijos que adaptarles a ellos al vuestro, os ahorraréis muchas expectativas incumplidas, frustraciones y muchas discusiones que no os llevarán a ninguna parte.

 

Los viajes son para disfrutarlos y lo más importante es la compañía. Para nosotros viajar con Alma es un regalo, no sólo para ella si no, sobre todo, para nosotros.

 

Viajando en Furgo

 

mejores-blogs-familias-viajeras

Loli, Mario, Lucía y Claudia

 

¿En qué cambió su manera de viajar cuando fueron padres?

En lo único que cambió nuestra forma de viajar fue en que éstos comenzaron a ser viajes más tranquilos, más relajados, adaptados a las necesidades de las niñas.

 

Cambiamos el subir la montaña más alta por sentarnos en la orilla del río para tirar piedras; el hacer kilómetros sin parar por pasar la tarde en la playa haciendo castillos de arenas; el visitar ciudades de punta a punta por pasar un rato en el parque.

 

Aunque dejas de hacer unas cosas para hacer otras, el disfrutarlas en familia te llena tanto que solo deseas más momentos juntos. Al final, viajar en familia crea adicción.

 

¿Tienen algún consejo, sugerencia o mensaje que les parezca útil compartir con una pareja que acaba de tener un hijo y siente que por ese motivo perdió la oportunidad de viajar?

Nuestro consejo es que no lo piensen, que se lancen, que le muestren el mundo al nuevo miembro de la familia. Al final, los niños tienen una capacidad de adaptación increíble, mejor que los adultos.

 

Es cierto que hay que respetar las necesidades de los más pequeños, pero ellos también se tienen que adaptar a nosotros. Si desde chiquitines les acostumbramos a dormir, comer,… de manera diferente, los viajes serán mucho más fáciles y los disfrutaremos por igual.

 

Viajar con niños no es tan difícil y es increíble lo que aprendemos de ellos en cada viaje.

 

Latitudes Infinitas

 

blog-familias-viajeras

Oscar, Laura, Daniel y Hugo

 

¿En qué cambió su manera de viajar cuando fueron padres?

Lo tenemos clarísimo, cambió en absolutamente todo. 

 

En cuanto a la manera de viajar, antes de que naciese nuestro primer hijo, Daniel, éramos de los que salíamos del hotel bien temprano y no volvíamos hasta bien entrada la noche. Ahora con niños, esto ha cambiado radicalmente.

 

En cuanto a los destinos elegidos, ahora los miramos con mucho más mimo. Procuramos que el destino sea seguro para viajar con niños y que tenga un mínimo de comodidades.

 

¿Tienen algún consejo, sugerencia o mensaje que les parezca útil compartir con una pareja que acaba de tener un hijo y siente que por ese motivo perdió la oportunidad de viajar?

Es frustrante escuchar una y otra vez “ahora con hijos se os acabó el viajar”. De allí, nació la idea de abrir nuestra web, para demostrar al mundo entero que viajar con niños es perfectamente posible…¡¡y muy recomendable!!

 

Ahora bien, los padres primerizos deben tener en cuenta que viajar con un niño requiere algo muy simple:  PACIENCIA. Un bebé no entiende de viajes. Un bebé solo entiende de dormir y de comer, y si tiene hambre o sueño, le va a importar bien poco que estés en la calle o visitando un museo.

 

Hay que saber adaptar el ritmo del viaje al bebé, hacer las paradas correspondientes para comer y para descansar. Cuando los niños son un poco mayores, es muy importante incluir en el viaje actividades para que ellos también disfruten. Parar un ratito en un parque o visitar algún acuario puede ser una buena idea.

 

Con todo esto quiero decir que, en absoluto tienen por qué acabarse los viajes. Al contrario, viajar es una manera ideal de educar a un niño en la diversidad de culturas, de hacerle ver que no solo existe su pequeño mundo, sino que hay muchos otros puntos de vista diferentes al suyo.

 

El vuelo de Apis

 

mejores-blogs-familias-viajeras

Ingrid, Andrés, Nora, Cloe y Elsa

 

¿En qué cambió su manera de viajar cuando fueron padres?

Siempre hemos viajado mucho y en distintos formatos antes de tener hijas. Pero en todo momento tuvimos claro que seguiríamos viajando (incluso más) con ellas. No solo no han sido freno sino que han sido estímulo.

 

Ambos trabajamos en educación y sabemos de la importancia que tiene para un niño crecer lleno de experiencias vitales enriquecedoras y diversas, vivir sin miedo a lo/s desconocido/s, aceptando como punto de partida al “otro”. En ese sentido consideramos que viajar es el mejor sistema educativo del mundo y que es un privilegio educativo que debiera ser universal.

 

Por eso desde que eran muy chicas hemos recorrido en furgoneta países como Noruega, Francia, Suiza, Marruecos, Croacia, Hungría y algunos más y las niñas se fueron incorporando a medida que fueron naciendo.

 

Lo que sí ha cambiado bastante es la cantidad de equipaje propio que se ha ido reduciendo mucho (hasta un minimalismo extremo) y la cantidad de equipaje para las niñas (más lleno de “porsis”). Pero la ilusión por viajar ahora es doble: por viajar y por ofrecerle esa experiencia en familia a las niñas.

 

¿Tienen algún consejo, sugerencia o mensaje que les parezca útil compartir con una pareja que acaba de tener un hijo y siente que por ese motivo perdió la oportunidad de viajar?

Siempre decimos que los niños deben incorporarse al estilo de vida de los padres y no al revés (como ocurre en muchas familias). Un niño que crece en un entorno en que los padres están felices y realizados tiene muchas más posibilidades de ser un niño feliz. Así que si la pasión de sus padres es viajar no deben abandonarla sino incorporar el niñ@ a esa pasión.

 

Hay vida viajera después del parto y somos buen ejemplo de ello. Y seguiremos siendo.

 

.Con los niños en la mochila

 

 

¿En qué cambió su manera de viajar cuando fueron padres?

Cambió la logística: a la hora de ir con ellos había que tener en cuenta sus horarios, pensar en las cosas que podían necesitar, en sus comidas…

 

Cambió el ritmo: Empezamos a viajar de una forma más tranquila y relajada. Decidimos que era mejor conocer menos sitios en nuestros viajes, pero disfrutándolos mejor.

 

Pero, sobretodo, cambió nuestra forma de ver el mundo: con ellos aprendimos a volver a ver el mundo con los ojos de un niño, descubriendo la magia que esconden las cosas más sencillas…

 

Lo que sí ha cambiado bastante es la cantidad de equipaje propio que se ha ido reduciendo mucho (hasta un minimalismo extremo) y la cantidad de equipaje para los niños (más lleno de “porsis”). Pero la ilusión por viajar ahora es doble: por viajar y por ofrecerle esa experiencia en familia a las niñas.

 

¿Tienen algún consejo, sugerencia o mensaje que les parezca útil compartir con una pareja que acaba de tener un hijo y siente que por ese motivo perdió la oportunidad de viajar?

Tan sólo les diría que si disfrutan viajando nunca dejen de hacerlo. Tener hijos no es un impedimento para ello sino todo lo contrario. Tan sólo es cuestión de contar con ellos, tener en cuenta sus gustos y necesidades, e incluirlos a la hora de preparar el viaje.

 

No se trata de hacer un viaje para niños sino de viajar con ellos. Y no hay mejor forma de viajar que acompañado de la mirada de un niño que está descubriendo el mundo.

 

El mundo a nuestros pies

 

mejores-blogs-familias-viajeras

Marcelo, Yamila y Sofía

 

¿En qué cambió su manera de viajar cuando fueron padres?

Hubo bastante menos cambios de los que a priori se podría pensar,  y lo definiríamos más bien como modificar algunas costumbres, adaptarse a viajar en familia.

 

Las principal situación a la que hubo que adaptarse fue a saber bajar un cambio, ya que el ritmo que metíamos en los viajes no podíamos tenerlo con nuestra niña. Si bien Sofía es una campeona haciendo trekking o recorriendo lugares, tampoco podemos pretender que no pare un segundo, así que por ahora le dijimos adiós a los ritmos viajeros alocados.

 

Otra cosa en la que tenemos ahora especial cuidado es a hospedarnos en lugares que nos den seguridad de mínima comodidad y tirarnos a la ruta a esperar algún transporte seguro. Tratamos de tener todas esas cosas planificadas desde antes, es innecesario hacerles pasar un momento incómodo a nuestros hijos.

¿Tienen algún consejo, sugerencia o mensaje que les parezca útil compartir con una pareja que acaba de tener un hijo y siente que por ese motivo perdió la oportunidad de viajar?

Algunos consejos mínimos: Es importante encontrar momentos que permitan el juego o descanso, para que los niños realmente disfruten el viaje y no lo sientan como algo tortuoso. Darse el tiempo como familia en cada viaje ayuda además a afianzar esos vínculos y a generar momentos inolvidables para todos.

 

Otra cosa que creemos útil, es ir tanteando cómo el niño se desenvuelve en los viajes, si extraña el hogar, sus juguetes, la familia. Por eso pensamos que los primeros viajes es ideal recorrer lugares cercanos, dentro del país y que la estancia no sea muy extensa. Una vez seguros que el niño se adapta perfectamente, ahí es ideal planificar otro tipo de viajes, mas extensos y desafiantes.

Y por último, nuestro mejor mensaje para alentarlos a viajar es que no existen momentos familiares más lindos que los que pasamos en viaje, la realidad es que nos modifica a todos.

 

Si los adultos somos los suficientemente abiertos para percibirlo, recorrer un lugar  a través de los ojos de nuestros hijos nos permite descubrir nuevas cosas, impensadas. Y para los niños, la posibilidad de viajar desde temprano los hace más flexibles y tolerantes frente a lo diversos y a los cambios. Son chicos más abiertos a descubrir, a conocer, a realmente incorporar saberes de la mejor la manera, viviéndolos.

¡Viajar con niños es pura ganancia!

 

También forman parte de los mejores blogs de familias viajeras

 

19. Bienvenidos  a Lilliput

20. Caracoles Nómadas

21. Familia Supertramp

22. Trotajoches

23. Kombi Rutera

24. La Cantimplora Aventurera

25. El truco de mamá

26.  Vaya Viaje

27. Nosaltres 4 Viatgem

28. Locos por los viajes

29. Con peques se puede

30. Familia Jones

 

Conclusiones basadas en las opiniones de quienes crearon los mejores blogs de familias viajeras

 

Obviamente, la llegada de un bebé cambia las cosas en muchos aspectos, entre ellos cómo se organizarán los viajes.

Estos cambios están relacionados básicamente con estas cuestiones:

  • El ritmo del viaje se hace más tranquilo
  • Hay que pensar más la logística: dónde dormir, cómo moverse, cuántos días quedarse en un mismo lugar.
  • Incluir más actividades que diviertan a los niños y algún día libre de recorridas.
  • Permitirles ser parte de ciertas decisiones referidas a la organización del viaje

 

 

Algunas frases destacadas…

 

“Viajar con niños es un proceso de aprendizaje”

“Es alucinante ver el mundo a través de la mirada de un niño”

“con ellos aprendimos a volver a ver el mundo con los ojos de un niño, descubriendo la magia que esconden las cosas más sencillas…”

“Consideramos que viajar es el mejor sistema educativo del mundo y que es un privilegio educativo que debiera ser universal.”

“¡Yo nunca he viajado tanto y tan a gusto como desde que soy padre!”

“Nosotros hemos redescubierto el mundo a través de los ojos de nuestros hijos y con eso hemos logrado recordar sensaciones maravillosas que no sentíamos desde que éramos niños”.

“Descubrir el mundo a través de nuestros hijos es viajar dos veces porque su perspectiva de todo es totalmente diferente a la de los adultos”.

“Los viajes aportan grandes beneficios a los niños”.

 

 

 

Guía para viajar a Europa - Tramando Viajes

Descargá la Guía Gratuita para Viajar a Europa

He leído y acepto la política de privacidad.

¡Muchas gracias!

A %d blogueros les gusta esto: